¡Quiero recibir una alerta el día del lanzamiento!

Tiempo de lectura: 1 min.

Que ser Fundador no te asuste

Por: Jorgelina Albano

Fundar viene del latín fundare que deriva de fundus y quiere decir fondo, base o raíz en la que asentar una cosa. 

En Humanin, siguiendo esta definición, pensamos en asentar el propósito que muchísimas personas en el mundo comparten.

Elegimos llamar a nuestros primeros miembros “Hauser Fundador” porque creemos que son quienes están buscando un espacio en el que vivir su propósito de impactar positivamente en el mundo desde la perspectiva de género y diversidad y construir un mundo más amigable, que, sin duda, debería ser el mundo que viene. 

El primer beneficio que tendrán nuestros Hausers Fundadores es ayudar a que el propósito compartido se haga realidad. Tendrán la posibilidad de moderar grupos e involucrarse como verdaderos changemakers, desde el lugar que puedan hacerlo, respetando la diversidad y dejando su impronta. No hace falta ser un especialista, lo único que hace falta es tener espíritu de aprendizaje.  

No creemos en grandilocuencias, creemos que el mundo se cambia entre muchos con acciones diarias concretas. Si cada uno de nosotros puede ayudar a empoderar (palabra bastante gastada pero que describe exactamente lo que pensamos) a una persona y ayudarla a ser agente de cambio en su microentorno, el efecto multiplicador será sensacional.

Ser Hauser Fundador implica ser parte del efecto multiplicador del cambio social. Hacerlo en una comunidad internacional y diversa en la que aprender de los demás y a su vez profundizar en el aprendizaje de manera colectiva vale la pena. 

En Humanin queremos aprender de ti. Si quieres ser parte de esta comunidad, da el paso y súmate como Hauser Fundador para construirla juntos.  

Tags: Educación, Negocios, Innovación, Tecnología, Arte, Ciencias, Emprendedurismo