¡Quiero recibir una alerta el día del lanzamiento!

Tiempo de lectura: 2 min.

¿Existe el liderazgo femenino? El lado oculto del liderazgo esencial

Por: María Pardo

Las también llamadas soft skills se han demostrado críticas para las organizaciones. ¿Por qué el término sigue pareciendo peyorativo?

En 1972 el Ejército americano creó en un manual de adiestramiento el término soft skills (habilidades blandas o suaves) para referirse al conjunto de habilidades que afectaban a la gente, al papeleo y que no implicaban el uso de máquinas (armamento).

Visto en perspectiva, más que una definición parecía un cajón para volcar toda una serie de competencias y habilidades que eran necesarias, pero difícilmente cuantificables y seguramente mucho menos importantes que las técnicas (consideradas las hard skills).

Con el paso de los años, la definición se fue depurando para diferenciarla del conocimiento técnico y abarcar parámetros de medición del manejo de las personas, la actitud flexible y positiva y el sentido común. 

El inicio del S.XXI ha marcado todas estas habilidades relacionadas con las relaciones interpersonales, sociales y profesionales como especialmente valiosas y casi fundamentales para prosperar en los nuevos entornos laborales. Es tanto así, que un estudio desarrollado en 2012 por los profesores Heckman y Kautz de la universidad de Harvard advierte que el 80% de los logros en la carrera profesional están determinados por las habilidades blandas y solo el 20% por las duras.

Pero, ¿cuáles son exactamente?

Existen tantas soft skills como la imaginación y un amplio vocabulario dan de sí, pero suelen aparecer englobadas en 3 grandes grupos: habilidades de comunicación; habilidades de flexibilidad y habilidades interpersonales.

Gestión del tiempo, networking, trabajo en equipo, pensamiento positivo, motivación, pensamiento crítico, resolución de problemas, pensamiento creativo, resolución de conflictos, adaptabilidad, comunicación, ética laboral, confianza, entre otras, son las más repetidas y las más demandadas. Pero su declinación es casi infinita por la cantidad de matices con los que jugar y lo intangible -o mejor dicho lo difícilmente cuantificable- que resultan algunos de los términos. 

Uno de los principales escollos por lo que las soft skills no acaban de ser tomadas en serio es la imposibilidad de convertir en KPIs las mediciones cualitativas de estas habilidades. Pero no nos engañemos.

Como dice la frase que le atribuyen a Albert Einstein, “No todo lo que se puede medir importa y no todo lo que importa se puede medir”.

Le entelequia del liderazgo femenino

Puestos a buscar lugares comunes de los que huir, quizá el más extendido de todos ellos es considerar que existe algo como el liderazgo femenino per se y que además se identifica con las llamadas soft skills. ¿Cuestión de simple semántica? Puede, pero no tan simple. Ya nos lo advirtió Samuel Johnson, el segundo autor inglés más citado después de Shakespeare, “las palabras no son más que el símbolo de las ideas”. E identificar soft con femenino hace un flaco favor a la equidad de género, a la igualdad y a la diversidad.

El discurso aceptado es que las mujeres típicamente exceden a los hombres en inteligencia emocional por lo que su liderazgo puede fortalecer la ética laboral, el pensamiento crítico y la colaboración. Y por supuesto, hay estudios que avalan la teoría. El más extenso, el de la consultora Korn Ferry, quien en 2016 condujo un estudio sobre 55.000 personas en 90 países en el que las mujeres superaron a los hombres en 11 de las 12 competencias emocionales en lid.

¿Significa eso que la inteligencia emocional, la empatía o las emociones en sí mismas son cosas de mujeres? Es evidente que no. Desterremos de una vez y para siempre los estereotipos y los lugares comunes.

Busquemos entre todos una nueva manera de nombrar estas competencias que se han convertido en esenciales para asegurar el éxito en una organización. Es el momento del cambio. ¿Nos ayudas a impulsarlo?

Este 08 de abril llevaremos a cabo el Humanin Co Fest: Del diálogo al impacto, un encuentro virtual, donde conversaremos de este y más temas con la mejor agenda de charlas, seminarios y experiencias a cargo de los más destacados conferenciantes internacionales, expertos en sus áreas y de reconocido prestigio. Entérate cómo acceder a este evento  aquí.

Tags: Educación, Negocios

Artículos relacionados